Pilates para embarazadas

Tal vez ni lo estábamos “buscando” pero un atraso en nuestro ciclo ovulatorio hace que nos hagamos un análisis de orina o sangre y confirmemos el embarazo.

Alegría, desconcierto, culpas, felicidad. Emprendemos un viaje sin retorno donde nuestro cuerpo y psiquis se deben preparar para el crecimiento de un ser humano en nuestro interior. Un nuevo ser ya está llegando.

 

Al dar la noticia comienzan las recomendaciones de todo tipo y nosotras comenzamos a buscar el cómo informarnos de aquellos temas que en algún momento pudimos haber escuchado y que ahora nos sentimos con la responsabilidad de saber o tener en cuenta ya que estamos esperando  un bebé.

La naturaleza, sabia, nos da unos cuantos meses para que podamos hacernos a esa idea.

 

Sentimos que tenemos que saber muchas cosas antes que nazca. Desde “respirar” hasta cambiar pañales, saber de lactancia, controlar las contracciones para el trabajo de parto. Y ahi aparece alguna amiga con un libro, una madre, tía o abuela contándonos su experiencia.

 

Una de las cosas más importantes en esta etapa de nuestra vida, es despertar una conciencia corporal que logre el consentimiento de nuestro cuerpo para poder transitar ese camino mágico con todos los cambios que trae consigo.

 

El embarazo es un proceso biológico que implica la adaptación a importantes modificaciones anatómicas y fisiológicas. Estos cambios inciden en la calidad de vida y bienestar de la mujer embarazada.

 

Los encuentros con otras mujeres embarazadas hacen que nos sintamos cómodas  “hablando de lo mismo”, mientras recibimos información teórica acerca de este estado de nuestra vida y trabajemos a nivel corporal con este cuerpo  “de a dos”.  

Al practicar los ejercicios sugeridos se estará aumentando el sentido corporal instintivo que será una guía durante el trabajo de parto logrando que la mujer se sienta segura y confiada en su potencial y capacidad interiores.

  • Proporcionar información acerca de los cambios del cuerpo durante el embarazo.
  • Promover la mejora de la postura durante el embarazo.
  • Aumentar y mejorar la conciencia corporal  para acompañar los cambios corporales.
  • Mantener la estabilidad de la cintura pélvica frente al aumento de peso y cambio del eje.
  • Fortalecer el suelo pélvico para soportar el aumento de peso y prevenir disfunciones posteriores.
  • Mantener activa  la musculatura abdominal.
  • Aprender a prevenir dolores de espalda a través del movimiento.
  • Disminuir la tensión generada por este nuevo estado y facilitar la relajación.
  • Ejercitar el modo de respirar de una manera consciente atenuando tensiones y dolores durante el embarazo y trabajo de parto.
  • Aprender a mantener la estabilidad de la cintura escapular  para las demandas del cuidado del recién nacido (lactancia).

 

 

Estudios recientes han  demostrado que las mujeres embarazadas que practican regularmente ejercicios tienen menos complicaciones y patologías propias de este estado, tienen menos partos por cesárea, requieren de menos anestesia.

 

El trabajo corporal para embarazadas, más específicamente el método Pilates, tiene como objetivo lograr el consentimiento del cuerpo para que la mujer embarazada pueda transitar su estado, con una nueva conciencia corporal. Al decir de la maestra Therese  Bertherat, enseñar al cuerpo para que pueda “parir a cuerpo bien dispuesto”.

 

Mónica Pássaro

Lic. en Ciencias Biológicas

Estudio CORPO – Conciencia Corporal

 

 

 

91 thoughts on “Pilates para embarazadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.